¿CÓMO DAR DE ALTA UNA EMPRESA? ¿QUÉ DOCUMENTOS SE NECESITAN?

Dar el alta a una empresa es un proceso fundamental para emprender una actividad económica de forma autónoma. Independientemente de la forma jurídica de la empresa, existen varios pasos fundamentales e imprescindibles que se deben seguir.  La gestión documental del nuevo emprendimiento es necesaria para poder llevar un control estricto para gestionar el negocio de forma exitosa.

¿Cuánto tiempo lleva la creación de una empresa en España?
España ocupa el puesto número 14 de 189 países analizados por su facilidad al momento de la creación de una nueva empresa. De hecho, para la creación de una compañía se necesita un mínimo de siete procedimientos y aproximadamente 14 días para finalizar el proceso.
Pese a que el tiempo medio de creación de una compañía es de 14 días, también existe la posibilidad de habilitar este servicio a través del Centro de Información y Red de Creación Empresas. En este sentido, casi 3.000 empresarios han utilizado este servicio en el que se puede dar el alta a una empresa en tan solo 24 horas.

Pasos para dar de alta una empresa

1.    Forma jurídica
El primer paso que se debe ejecutar es el de definir cuál será la forma jurídica de la empresa que se va a crear. Es recomendable informarse acerca de las diferentes formas jurídicas, para asegurarse de escoger la que mejor se adapte a la idea de emprendimiento que se está planteando.
En un primer acercamiento a la legislación establecida, observamos que la forma jurídica de la empresa puede ser: sociedad limitada, sociedad cooperativa sociedad anónima, entre otras.

2.    Alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores
Uno de los primeros pasos para la creación de una empresa es conseguir el Alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Este paso debe realizarse en Agencia Tributaria. Es importante resaltar que esta declaración debe hacerse antes del comienzo de la actividad comercial y económica de la empresa.

3.    Obtención de la Certificación Negativa
Es importante obtener la Certificación Negativa en el Registro Mercantil Central. Esta certificación acredita que el nombre de la sociedad y empresa no está siendo utilizado por otro empresario; es decir, acredita la exclusividad del nombre.

4.    Impuesto sobre actividades económicas
El impuesto sobre actividades económicas también se tramita en la Agencia Tributaria. Este paso es importante, ya que con el mismo se cumple con el tributo que se deriva de las diferentes actividades profesionales, empresariales o artísticas.

5.    Capital
Se debe depositar en una entidad bancaria una determinada cantidad de dinero que variará de acuerdo al capital social establecido previamente. Por ejemplo, para una sociedad de tipo anónima, el mínimo requerido es de 60.000 euros; para una sociedad limitada el mínimo es de 3.000 euros.

6.    Régimen Especial de Trabajadores Autónomos
Otro paso muy importante es el Alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, en el caso de que el emprendedor no vaya a contar con empleados. El objetivo del mismo es la cotización de los autónomos en la Seguridad Social. Este trámite debe llevarse a cabo dentro de los primeros 30 días del comienzo de la actividad económica de la empresa.

7.    Solicitud del NIF
En la Agencia Tributaria se debe solicitar un NIF provisional o temporal. Para ello se deben presentar una serie de documentos, entre los que se destacan la copia de los estatutos, la forma o modelo 036 y una copia de la escritura de constitución. Después de un tiempo aproximado de seis meses, se puede retirar el NIF definitivo.

8.    Legalizaciones en el Registro Mercantil
De acuerdo al tipo de sociedad elegido, se pueden requerir diferentes obligaciones con respecto al ejercicio fiscal. Un aspecto que es común a todas las figuras es el libro o registro que se debe presentar de forma anual al Registro Mercantil. En este sentido, debe legalizarse el libro de actas, el libro de registro de acciones nominativas y el libro de socios.

9.    Registro de marcas
Es recomendable registrar las patentes y marcas, para salvaguardar aquellos signos y símbolos distintivos de la empresa. Proteger la marca es proteger el negocio en el sentido más amplio de la palabra.

Dar de alta una empresa no tiene por qué convertirse en un proceso complejo. Con un poco de planificación, es posible lograr cumplir con todos los pasos requeridos muy rápidamente. Es recomendable asesorarse bien al respecto, para asegurarse de cumplir con todos los requerimientos que la ley exige de acuerdo a la situación particular de cada emprendimiento. 

 

Fuente: Equipo milcontratos.com

Please publish modules in offcanvas position.